El dilema de los berrinches cuando mayores

 

Cuando la frustración y/o enojo se transforman en energía que construye, suceden cosas maravillosas ante nuestros ojos y los más importantes, ante los ojos de nuestros niños/as y chavos/as.

*****
¿MAL CONTESTA y LO ABRAZO?

Ya he compartido en un escrito anterior, un poco del cómo poder acompañerles cuando son más pequeños (2 a 3-4 años) de manera RESPETUOSA, AFECTIVA y DANDO RECURSOS en medio de una pataleta, sin embargo como sabemos, en el día a día nuestros chicos/as requieren que les enviemos el mismo mensaje de manera constante y a través de muchos medios.

Pues bien, cuando nuestros niños han desarrollado ya un mayor repertorio de lenguaje (entre los 6 y 8 años), es un excelente tiempo para acompañarlos más allá de la CONTENCIÓN emocional y entonces ayudarlos a que construyan "más carreteras" internas (esquemas de pensamiento) que le permitan darse cuenta de lo que sucede consigo mismos (metacognición), y al mismo tiempo, les invite a vivir el enojo y frustración de manera positiva y constructiva.

El lenguaje es el camino del pensamiento y viceversa, por ello que nosotros les facilitemos afirmaciones positivas, reflexiones, y preguntas que generen análisis, les ayudará a que ellos sean partícipes activos en el desarrollo de lo que es la mejor herencia: LA ESCUCHA DE SI MISMOS para alimentar la AUTORREGULACIÓN y así alcanzar la AUTODISCIPLINA.

A continuación te compartiré una situación de lo más común y cotidiana. Una en la que solemos alimentar el discurso del "grosera/o" ó del "mal geniudo/a" cuando, sin darnos cuenta, lo que nos presenta la vida es una excelente oportunidad para facilitar PALABRAS QUE ABRAN CAMINOS y que les inviten amablemente y con firmeza, a que ellos/as vayan dando SENTIDO a la frustración y /o enojo que pueden vivir cuando las cosas SALEN DIFERENTES A COMO LAS ESPERAN. De tal manera que tomarlos de la mano con RESPETO, CALIDEZ y SABIDURÍA toma más importancia que el ejercicio del poder en sí mismo.

Por dónde iniciar?

1. LIDERAZGO - SABIDURÍA vs EJERCICIO DEL PODER- DISCIPLINA
comencemos a escuchar y obesrvar lo que entre mamás/ papás y educadores en general compartimos muchas veces: "está de un respondón que no entiendo por qué"!. Ante estas conductas solemos corregir -siendo que así fue como aprendimos- inspirados en la disciplina y poder, más que centrados en el VINCULO y el LIDERAZGO, por ello nos escuchamos diciendo:

"¡cuidadito y vuelves a responderme así! ó
¡si vuelves a responderme así tendrás una "consecuencia"!

Pues el temor que existe detrás de estas palabras, es el de "perder el control" y entonces que "se nos suban a la cabeza" cuando en realidad la aceptación y el amor canalizados en un liderazgo colaborativo, difícilmente malcríe a nadie.

Mejorar la relación con nuestros niños y las stiuaciones que con ellos vivimos requieren de CONSTANCIA, CONSISTENCIA, COMPROMISO y TIEMPO, sin embargo, lo que a continuación te facilito podrá orientarte y darte algunas pautas de conducta que te pueden funcionar:

a) Cuando tengas la percepción de que te ha "mal contestado" exprésale con CALIDEZ, FIRMEZA y CERCANÍA colocándote frente a él/ella:

"Repite lo que me acabas de decir, escuchaTE, y dime qué fue inadecuado en tu manera de responderme..."

--Con ello haces un ALTO, lo invitas a ESCUCHARSE y a DARSE CUENTA de las palabras y actitudes que eligió para reponder--

b) Independientemente de la respuesta que te dé, y de que lo guíes para reflexionar, apóyate después con las siguientes palabras y actitud de escucha:

"Sé que no te parece lo que te he dicho, (pedido, indicado, corregido etc..) sin embargo hay momentos en los que me toca elegir a mí, y este es uno de ellos"

c) Si el tema está abierto a la negociación : permítelo!;
si ha iniciado con un berrinche ABRÁZALO y después de que el episodio pase, facilítale PALABRAS que ABRAN CAMINO EN SÍ MISMO, mediante la siguiente auto-afirmación:

"Me siento muy frustrado/a porque las cosas no han sucedido como yo quiero, me gustaría que cuando esto suceda mi mámá/papá......."

y entonces abres el TIEMPO para que te diga lo que necesita en esos momentos. Algunos niños necesitan que les dejemos en silencio un rato, otros te dicen que quieren que les dejes hacer lo que ellos quieren , otros se animan y te piden un abrazo, sin embargo, ya habiendo desarrollado la fortaleza del lenguaje este suele ser el punto de partida para abrir el análisis de lo sucedido y CONSTRUIR puentes.

@ConstruyendoA

inquietudes?
info@construyendoalternativas
www.construyendoalternativas.com

 

Escribir comentario

Comentarios: 0