Celos entre hermanos

Todos y todas hemos experimentado alguna vez la sensación de amenaza y pérdida de atención o amor; hemos pasado por momentos en los que sentimos que nuestro objeto de amor – o persona a la que amamos- está apunto de retirar la atención en nosotros.


La experiencia de los celos puede llegar incluso a generar serios trastornos en las relaciones. El extremo más delicado es la celotipia, nombre con el cual se conoce al trastorno emocional ocasionado por la vivencia excesiva de celos.

      ¿Qué sucede cuando la experiencia se da entre los hermanos?


  • Solemos preguntarnos qué es lo que estamos haciendo correcto o incorrecto
  • solemos responsabilizar a alguien en la pareja y/o
  • solemos negar que exista algún trato prefencial por parte de nosotros hacia alguno de ellos.


Entre los padres decimos que a todos nuestros hijos e hijas les queremos por igual. Sin embargo esto es difícil siendo que cada uno es diferente y único aceptarlo y reflexionarlo es el inicio del cambio que se está necesitando.


La relación que se tiene entre los hermanos es muy rica en experiencia y aprendizajes. Podemos enseñarles a manejar y derribar la barrera de los celos si desde pequeños y en esta relación los guiamos con cuidado y respeto.


Pues bien aquí te van algunos puntos para reflexionar:

  • Haz un esfuerzo por mantener la calma. Piensa que tus niños se encuentran aprendiendo a compartir el afecto de mamá y/o papá y que ello es todo un descubrimiento.

  • Cuando estén en una discusión acalorada acércate con calma y prudencia y sepáralos haciéndoles ver que cuando uno está enojado lo mejor es alejarse. Dirígelos a algún sitio bien ubicado en el cual puedan estar sin mayor estímulo.

  • Apóyate con la frase: “Veo que ambos tienen un problema que aún no resuelven, veamos qué podemos hacer"

  • Pasado lo anterior y terminando el momento recuerda que  pedir disculpas es algo que nace del corazón , imponérselos como una alternativa para que puedas observar que ya se ha resuleto el problema podría salir contraproducente y alimentar el enojo entre ellos. Dales tiempo y luego anímalos mediante la reflexión a que lo hagan.


Escribir comentario

Comentarios: 0