La escucha en el abrazo


¿Qué tanto es tantito cuando hablamos de disciplina en México?


Una chancla, un palo, un mecate, una penca de nopal o un cinturón. Una bofetada, una nalgada, un jalón de cabello o de orejas. Cuatro de cada diez padres y madres entrevistadas admitieron utilizar la violencia como medio para lograr que sus hijos e hijas les obedezcan y respeten. La mayoría no pueden asegurar que los malos tratos son efectivos para educar o corregir, sin embargo justifican sus acciones.


“Reivindico a la familia pese a todo… Pero eso no me impide reconocer que el núcleo familiar es una caldera hirviente en la que cabe todo, desde el cobijo, la complicidad y el amor más generoso y sin exigencias, hasta la barbarie y la crueldad”. Con esta cita de la escritora Rosa Montero comienza la extraordinaria investigación de Ririki intervención social A.C.


Uno de cada tres niños de entre 6 y 9 años reporta ser tratados con violencia en familia. No importa si es rural, urbana popular o clase media. Las familias, contrario a lo que podemos creer, siguen educando (o creen que educan) a golpes. Las especialistas de Ririki entrevistaron a niños, niñas, padres y madres con una metodología bien documentada; los resultados dejan muchas lecciones por aprender.


El estudio revela que a pesar de lo que sabemos hoy en día sobre pedagogía, sobre desarrollo infantil y la necesidad educar desde el nacimiento, la mayoría de padres y madres persisten en prácticas de crianza que sostienen mientras sus hijos alcanzan “la razón”, creen que hasta la edad escolar “entienden”. Antes sólo se concentran en cuidarles, más que en educar. La necesidad de sobreproteger a sus bebés hace que tanto mamás como papás no conciban la crianza como un acompañamiento progresivo, en el que con educación constante se sigue la evolución de las facultades de los niños y niñas, quienes participan, reflexionan, entienden y asumen su papel de irse convirtiendo en personas autónomas y responsables. Es decir, no hay un equilibrio entre la autonomía y la protección, la mayoría de madres y padres siguen promoviendo, muchas veces sin saberlo, la dependencia por parte de sus hijos e hijas; piensan por ellos y cuando sus peques no saben leer el mensaje de la persona adulta, esta responde con violencia.


A pesar de que casi la totalidad de entrevistados asegura que el diálogo es la clave de la relación de pareja, la mayoría admite que prevalece la violencia verbal entre cónyuges. Según el informe, el maltrato a los niños y niñas está relacionado con la creencia de que el aprendizaje va a la par del sufrimiento. Las tendencias autoritarias de control hacen del castigo físico más frecuente que la gratificación para reforzar comportamientos positivos.
La sociedad mexicana aun considera que las correcciones, incluyendo “golpes leves” y formas psicológicas de violencia (como humillación y amenazas), no son violencia, sino una estrategia de disciplina positiva que no lastima al niño ni le duele a la niña. Todo parece indicar que seguimos criando personas desde el autoritarismo; cómo sorprendernos de que la gente siga promoviendo la intolerancia, el control policiaco y la represión social si en casa esa es la regla.


Quienes participaron en el estudio aseguran que cuando sus hijos hacen algo que no les gusta les regañan, golpean y castigan. Solamente el 16% de padres de clase media usa el diálogo para resolver los problemas. En el ámbito rural y popular, el 10% cree en el diálogo como método de resolución de conflictos.


Lo cierto es que tres cuartas partes de padres y madres golpean a sus hijos para disciplinarles, y a los varones les pegan más que a las niñas.


Para entender la idiosincrasia mexicana moderna basta saber que aunque 9 de cada 10 hombres y mujeres que contestaron el cuestionario aseguran que primero que nada se debe buscar el diálogo entre padres e hijos para resolver problemas, en la práctica 7 de cada 10 entrevistados aseguran que sus hijos no tienen derecho a cuestionar las decisiones y autoridad de sus padres. ¿Qué entienden por diálogo entonces? La concepción de la violencia es un problema mayúsculo, porque la mayoría consideras que las nalgadas y los manazos no son castigos corporales, sino métodos educativos.

 

Este estudio es muy valioso, no solamente por lo que documenta, sino porque nos recuerda que la violencia sigue siendo parte integral de paradigma educativo. La inversión pública en técnicas de crianza y escuelas para padres y madres es indispensable. Las leyes contra la violencia infantil no pueden implementarse mientras se siga normalizando el maltrato como método de control familiar y social.

 

***

Fuente: El Universal

Autor: Lydia Cacho

Fecha: Septiembre 2013

0 comentarios

¿Qué hacer cuando nuestro niño nos pide más tiempo del que podemos ofrecerle?

  • Escucharlo. Esto implica reconocer que se encuentar pasando 8un momento importante y que necesita más de tí. Cuando haga énfasis esta necesidad  difícilmente será para generar un "chantaje" o una "manipulación". Seamos cuidadosos con los significados que construimos al respecto.

 

  • Tomarnos un tiempo para reflexionar. ¿Qué puede estar pasando en su vida para que por ahora nos requiera más en casa? ¿hay algún cambio? ¿existe alguna situación que pueda estarle motivando a necesitarme un poco más?. Tomarnos este tiempo para reflexionar y darnos cuenta de qué existe en el contexto de nuestra relación, nos puede permitir el descubrimiento de áreas de trabajo que como educadores podemos tomar en cuenta.

 

  • Observar. Cuando nos detenmos para observar con calma lo que acontece alrededor de nuestro niño, podemos leer con mayor exactitud lo que posiblemente esté viviendo, de esta manera "leeremos entre líneas" lo que él mismo se encuentra "narrando" con su actitud.

 

  • Evitar encontrar una razón psicológica. Darle explicaciones desde la razón y desde el argumento científico a los eventos que nos rodean, forma parte de las necesidades que hemos construido como sociedad. Es posible, mediante la razón, relacionarnos con la angustia de una forma menos amenazante, sin embargo, la invitación es ha hacer contacto con el conocimiento que tienes de tí, con el conocimiento que tienes de tu niña/o y con tu pensamiento intuititvo el cual pocas veces coincide con los razonamientos. Es válido responderse solamente me necesita!

 

  • Permitirse renunciar así mismo. El trabajo, pasará; el celular, volverá a sonar; recordar que el tiempo que se vive con ellos también pasará y que de éste depende la imagen que tenga de sí, el vínculo emocional que los alimentará en los tiempos difíciles y la construcción de la confianza tan anhelada en los años venideros, puede darte la fortaleza para renunciar un momento a aquello que también es importante para tí. Y aquí nace una acotación: Es distinto renunciar a algo que se disfruta, a alguien que nos necesita

 

  • Evitar culpabilizar. Cuando se tiene poco tiempo aún queriendo tener más para con nuestros chicos, poco puede resultar el culpar a otros por lo que se está viviendo. Quizás resulte mejor el pensar junto con tu niño/a las formas más funcionales para sentirse cerca el uno del otro. Algo que podrá apoyarte también es hacer un ejercicio de reorganización del tiempo el cual ya es en sí mismo una herramienta que te abrirá el espacio para analizar las posibilidades.

 

Por otra parte, quizás te ayude saber que existen momentos del desarrollo del niño en el que éste require de mayor seguridad, ya sea por algún cambio familiar, escolar o incluso personal. Cuando han construido tú y tu chico/a un apego seguro, es altamene probable que acuda a tí con mayor fuerza que en otros momentos de su vida.

 

Recuerda que lejos de manejarte, chantajearte o quererte hacer la vida difícil, lo que ha aprendido en sus escasos años de vida ha sido que el lugar seguro que ha tejido junto a tí, es el lugar de desacanso que necesita para tomar fuerzas y continuar.

 

Somos los adultos del cambio!

 

Isela a.

@ConstruyendoA

0 comentarios

Creencias que alimentan una cultura relacional...

Conocemos el cuento del emperador que pedía cada vez que se dirigía a su pueblo, que amarraran al gato negro que pasaba frente a él , siendo esto muy incómodo para tan importante hombre. Así pues, solicitó a sus asistentes que cada vez que fuera a dirigirse a su pueblo amarracen al gato a una columna.

 

Pasados los años, ya habiendo muerto el emperador y fallecido el gato, el nuevo emperador solicitó que se consiguiera un gato negro para amarralo a la columna, tal cual marcaba su antecesor.. y así, un gato negro se encuentra amarrado siempre a una columna,  cada vez que el emperador de aquel país va a dirigir las palabras a su pueblo....

 

Conocer de dónde nacen las ideas que alimentan a una cultura, nos permite valorar y validar dichas ideas. Tal es el caso de la relación que hemos construido con la niñez a lo largo de la historia.

 

Me gustaría compartirte algunas ideas, que un médico-pedagogo Alemán llamado Scherber compartía con la sociedad de aquel entonces (1858), como parte de lo que debían hacer los padrse para educar bien a sus hijos, y por tanto, el país pudiera tener un perfíl claro de ciudadano.

 

 

Nuestro comportamiento integral en la confrontación de la voluntad del niño de esta edad , consistirá en habituarlo a la obediencia absoluta, a la cual ya estará en gran medida preparado gracias a la aplicación de los principios expuestos precedentemente. El pensamiento de que su voluntad puede estar bajo su control, no debería pasar jamás por la mente del niño; por el contrario, debería estar profundamente arraigado en él, el hábito de subordinar su voluntad a la de sus padrse o maestros. Entonces se crea la conciencia de la existencia de la ley y la imposibilidad de ir contra ella . De esta manera se fundamenta y consolida la conciencia del niño , condición básica para cualquier educación posterior."

 

 

Cuando termino de leer estas palabras pienso:

 

Si hoy dia estamos a 200 años de que estas ideas se compartieron, ¿qué significados de los conceptos obedecer, voluntad y educación del niño hemos construido?, y de qué manera éstos, nos invitan a ejecutar acciones en las que creemos o no y que sin embargo, permitimos que nos "haten" como al gato negro del emperador...

 

Somos los adultos del cambio!

Contagiemos, compartamos

 

***

Reflexión que nacel del libo de Novara D. "Pedagogía del saber escuchar". Ed. Narcea



0 comentarios

El Vínculo de Apego es un sistema

 

Cuál es la finalidad del sistema de Apego o sistema de vínculo entre el adulto cuidador y el niño/a:

Pues bien, su importancia radica en que se activa en situaciones de amenaza o aflicción y tiene la finalidad de recuperar el bienestar emocional, a través de comportamientos destinados a recibir apoyo, cuidado y protección del cuidador primario.

Es por ello que las primeras experiencias a las que se enfrenta el ser humano son de vital importancia, puesto que incluso existe evidencia médica que confirma que el cerebro del niño/a pequeño establece o deja de establecer conexiones neuronales, a partir de ello.

@ConstruyendoA

 

0 comentarios

Mitos sobre la calidad educativa

MITO 1 sobre lo que es CALIDAD EDUCATIVA

"La cantidad de tarea para la casa es REFLEJO de la CALIDAD de aprendizaje que como escuela ESTÁN DESEANDO que tengan sus estudiantes"

DECONSTRUYENDO EL MITO:

"La escuela está asumiendo un papel demasiado absorbente en la vida de los niños. No debe invadir todo su tiempo. La tarea escolar, por ejemplo, no tiene ningún valor pedagógico. No sirve ni para profundizar ni para recuperar conocimientos. Hay que darles tiempo a los niños. La Convención de los Derechos del Niño les reconoce a ellos dos derechos: a instruirse y a jugar. Deberíamos defender el derecho al juego hasta considerarlo un deber. ."

Francesco Tonucci Pedagogo italiano.

***
Se acerca ya el inicio escolar. Tenemos como padres/ madres de familia y como educadores en las aulas, el deber y la tarea de repensar el lugar de la educación institucionalizada en la vida de nuestros pequeños/as.


Construyendo Alternativas
#TipAlter

 

0 comentarios